Fernando Castelló Sirvent

Análisis económico. Planificación estratégica. Gobierno corporativo

Xixona, una estrategia de desarrollo

ARTÍCULO PUBLICADO EN EL DIARIO INFORMACIÓN

 

Hace algunos años, en «Historia de Jijona» (Instituto de Cultura «Juan Gil-Albert», 1995), Fernando Galiana reconstruía la intrincada evolución semántica de la ciudad a lo largo de los siglos. Desde el asentamiento original establecido en el monte Santa Bárbara (Utxonig), la denominación adoptada por los Romanos a partir del latín peña (Xaxum), su transformación durante el período árabe (Saxona) y el uso popularizado a lo largo del Medievo (Sexona y Seixona), hasta llegar a nuestros días (Xixona).

Xixona es una ciudad de contrastes. Aglutina historia y tradición. Innovación y modernidad. Invierno y verano. Turrón y helado. Regadío y secano. La montaña y un fabuloso dominio del horizonte sobre el Mediterráneo.

La economía de la ciudad tradicionalmente se ha perfilado de forma dual, arbitrando su desarrollo desde el siglo XIX entre industrias artesanas turroneras y heladeras. En las últimas décadas, además, otros sectores han contribuido a una ampliación del marco de acción industrial de la población.

No obstante, en tiempos de diversificación del modelo productivo, las ventajas competitivas que muestran un enclave e historia privilegiados pueden contribuir al impulso de la economía local. Por un lado, desde la visión que proporciona la sostenibilidad a largo plazo en el desarrollo del territorio. Por otro, a través de un diálogo que involucra a todos los agentes: emprendedores, instituciones públicas y ciudadanos.

En la intersección de ambos ejes surge una clara oportunidad competitiva. La apuesta por una industria turística de calidad configura una línea estratégica capaz de ofrecer propuestas de valor únicas y diferenciales para la ciudad dentro de un plan de diversificación económica del municipio.

Alicante, su proximidad a Xixona y el triángulo que ambas configuran junto a Benidorm ofrecen a Xixona una potente locomotora para la consolidación de la industria turística.

Este efecto tracción puede quedar alineado con el plan que prepara el Consell dentro de un nuevo paradigma turístico que articule el cambio de modelo y la búsqueda de rentas derivadas de la desestacionalización de la industria turística en la Comunitat Valenciana.

El equipo de Sinaia Marketing, liderado por Francisco Torreblanca y Paco Lorente, ambos profesores en ESIC Business & Marketing School, ha llevado a cabo en los últimos meses el estudio estratégico para la definición de la marca ciudad y de sus cuatro submarcas, dando lugar al desarrollo gráfico de la marca por parte de Brantz. Se trata de un primer paso decisivo en el proceso de diversificación del modelo económico de la ciudad en la dirección trazada por la alcaldesa de Xixona, Isabel López Galera, y la concejala de comercio, consumo, promoción y desarrollo económico y turismo, María Núñez Romero.

Este proyecto vio oficialmente la luz el pasado 19 de enero en el Pabellón de la Comunitat Valenciana de FITUR, y fue presentado en Xixona el 25 de enero.

El aprovechamiento de las oportunidades que en este momento ofrece la economía colaborativa (en rigor, gigeconomy o economía bajo demanda) y los magníficos entornos naturales con que cuenta el término municipal de Xixona para la realización de actividades de aventura suponen potentes herramientas de diseño para una industria turística de calidad.

En este sentido, las líneas de financiación para proyectos de la Unión Europea, a partir de sus programas de apoyo regional y urbano o investigación e innovación, pueden representar un decisivo respaldo para la acción público-privada.

El Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), en su apoyo a la competitividad, la sostenibilidad y la calidad del turismo a nivel regional y local, dentro del programa 2014-2020, centra su interés en la valorización de activos turísticos y culturales locales, así como en la búsqueda de innovación y diversificación de productos, procesos y servicios en base a especializaciones en mercados nicho que permitan la superación de los problemas de temporalidad económica y laboral, incidiendo en la potenciación internacional de Pymes y clústeres.

En su papel dinamizador, las entidades locales deben proveer mecanismos de participación que hagan posible inversiones orientadas al desarrollo sostenible del territorio.

Patrimonio cultural, fiestas, industria artesana y gastronomía constituyen elementos de alto valor añadido para la ciudad. La verdadera tradición constituye un recuerdo vivo que inspira e impulsa el presente. Xixona abre ahora una interesante y estimulante etapa en su futuro.

El mercado de trabajo… y todo lo demás (*)

ARTÍCULO PUBLICADO EN ELDIARIO.ES

La alta velocidad a la que vienen produciéndose cambios en nuestra sociedad colisiona sobre las personas y, en consecuencia, termina por configurar una cadena de shocks que impactan sobre la economía. En la búsqueda de una mayor adaptabilidad, ello sugiere que los agentes económicos configuren con sus acciones mercados que resulten altamente flexibles.

En economía acostumbramos a hablar de flexibilidad. Pero en la mayor parte de las ocasiones no asumimos las implicaciones que representa este concepto.

Los agentes deben ser capaces de adaptar posturas y, pese a ello, mantener las ventajas y eficiencia propias del intercambio.

Un mercado se muestra flexible cuando ajusta antes y/o mejor que un mercado rígido. ¿Qué significa esto?

Los mercados están formados por personas y empresas, y ambos configuran lo que solemos llamar agentes económicos. Agentes porque actúan por cuenta propia e intermedian por cuenta de terceros. Económicos pues sus acciones y los efectos que éstas desencadenan se anclan en torno a un conjunto de causas y efectos, fundamentalmente de tipo económico.

Si acudimos a la primera acepción que nos facilita el diccionario de la RAE, flexibilidad supone la característica de algo que permite que sea doblado fácilmente.

En lo referido a mercados -financiero, de trabajo, de bienes o de servicios, por ejemplo-, la flexibilidad representa que los dos lados -oferta y demanda- sean capaces de ajustarse rápido, el uno al otro, ante cambios experimentados por la coyuntura del entorno.

En este punto debemos recordar que cuando nos referimos al mercado laboral nuestra intuición nos puede llevar a un error. En el mercado de trabajo los términos oferta y demanda ocupan la posición inversa que en los mercados de bienes o servicios.

Las empresas ocupan la posición del lado de la oferta cuando hablamos de mercados de bienes o servicios, mientras que en el mercado laboral la oferta de trabajo está configurada por el conjunto de personas que están dispuestas a trabajar y que, en consecuencia, ofrecen sus horas disponibles a cambio de una retribución.

Así, la demanda de trabajo viene representada por el conjunto de empresas que solicitan esas horas para sus diferentes actividades productivas y que actúan como empleadores a través de la contratación.

Centrado el marco de análisis, imaginemos un mundo en que los auxiliares administrativos escriben con una Hispano Olivetti de los años 30 y siguen los dictados de sus superiores para preparar cartas comerciales y memorandos remitidos por vía postal a clientes.

Supongamos que en este mundo hipotético el colectivo de los auxiliares administrativos sigue anclado -técnica y organizativamente- al segundo tercio del siglo pasado, pero un día, de repente, tras ser inventados, se da una generalización en el uso de ordenadores y procesadores de texto. Así mismo, aparece el e-mail y se expande la utilización de internet.

El colectivo de los auxiliares administrativos configura una parte de la oferta en el mercado de trabajo. Concretamente, la oferta propia de un determinado tipo de procesos que precisan las empresas para que, al ser combinados con otros, permitan la producción de bienes y servicios.

Evidentemente, podemos imaginar decenas de puestos de trabajo, algunos ligados a la planta de producción de la empresa, en los que en nuestro mundo de los años 60 del siglo pasado aún no se han desarrollado ni el Just in Time, ni los sistemas de Calidad Total o ni la moderna Gestión del Conocimiento.

Así planteadas, en este mundo imaginario, las circunstancias de producción son las que son y su capacidad es la que es. Y en este mundo no existen otros mundos. Queremos decir que no existen países más avanzados que otros en el sentido ya expresado. Todos los países comparten unas mismas características de orden organizativo y técnico. Y ello configura las posibilidades de oferta de las empresas en los mercados de bienes y servicios.

Aquellos auxiliares administrativos que aprenden antes y mejor la utilización de todo ese nuevo hardware y software provocan el ajuste de la oferta de trabajo (empleados) ante las insistentes peticiones de la demanda (empresas).

La demanda de trabajo (empresas) dirige sus peticiones hacia la oferta (empleados) a partir de una doble motivación: por un lado, porque la innovación (ordenadores, procesadores de texto e internet) existe en el mercado y es un hecho objetivo que no pueden cambiar. Por otro lado, las empresas tienen la certeza de que existen competidores que adoptarán la innovación de inmediato, tanto si ellas también lo hacen de forma rápida como si tardan en hacerlo. Sólo aquellas empresas que sean las primeras lograrán articular importantes ventajas competitivas sobre las rezagadas.

Y es por ello que el ajuste dinámico de competencias constituye una herramienta clave de desempeño en el mundo empresarial actual.

Los miembros que configuran la oferta en el mercado de trabajo ajustarán rápido su posición en tanto que aprendan y generen con alta velocidad nuevo know-how, eso que hemos dado en llamar procesos de innovación. Al fin y al cabo, competencias que se fundamentan en skills susceptibles de crear más valor en el mercado.

Las rigideces del mercado de trabajo se sustancian en la competitividad de nuestras empresas, el marco jurídico que posibilita la contratación, sus barreras de entrada (cotizaciones) y barreras de salida (costes del despido), los mecanismos de interlocución existentes entre agentes sociales y el modo en que se articulan las políticas activas y pasivas de empleo.

Sin lugar a dudas, el debate sobre el mercado de trabajo es de una gran complejidad. En futuras ocasiones abordaremos el análisis del diseño de políticas de empleo en mercados de trabajo como el alemán o el danés, nuestro sistema formativo y el papel dinamizador de las entidades locales en el proceso de identificación de perfiles competenciales que son demandados dentro de sus respectivos tejidos empresariales.

(*) Artículo publicado junto a Juan Manuel García, Javier Izquierdo Morejón y Andrés Mínguez Vela

Solow en el Parnaso, un blog colectivo sobre economía y empresa

ARTÍCULO PUBLICADO EN ELDIARIO.ES

Vivimos tiempos convulsos en los que el mainstream se torna hegemónico por momentos. La letanía recurrente de las redes sociales y una perturbadora idea de inmediatez. La Agenda Setting ya es hipnótica.

Nuestra respuesta: un blog colectivo sobre economía y empresa. Sobre nuestra sociedad y su futuro. La comprensión del pasado y sus implicaciones para nuestro presente. Cabe adelantarse sin pausa, con calmada perspectiva. Profundicemos en esa inmensa Espiral del silencio.

Desde el lado macro: el análisis del desarrollo, del crecimiento económico a largo plazo y de los determinantes de la pobreza persistente.

Y desde el lado micro, en la empresa: las últimas tendencias en management, innovación, marketing o economía conductual, y su impacto sobre todos nosotros, sobre nuestros hijos y sobre los hijos de sus hijos.

Desde la vanguardia de innovación o la economía colaborativa hasta el reemplazamiento de puestos de trabajo por parte de algoritmos y robots; big data, small data y dark data, transformación digital, gestión del conocimiento, emprendimiento y gobierno corporativo, entre otros temas.

Semana a semana, profesores de universidad e investigadores, profesionales del management y la innovación, economistas, ingenieros, filósofos y juristas, iremos haciendo el camino, transitando la ladera del Monte Parnaso. Confiamos en poder contar con Apolo y las musas para que nos iluminen.

La divulgación en el fondo. La reflexión en el día a día

Algún lector se planteará en este momento… ¿pero el blog será más Solow o más Parnaso?

En realidad, ambas. Solow por el análisis económico, en la incansable búsqueda de las fuentes del crecimiento y del bienestar colectivo, desde el progreso técnico y la innovación hasta la mejora de las instituciones y de la confianza de los agentes económicos en éstas.

Parnaso por la inspiración que nos sume en la noche de los tiempos. Desde la firme convicción de pretender ser claros y divulgativos sin dejar de resultar inspirados y originales.

Arranca aquí la andadura de un nuevo foro de debate en el que se darán cita diversas visiones sobre el futuro hacia el que se orienta nuestra sociedad.

Este blog configura su título como homenaje a Robert Solow, Premio Nobel de Economía en 1987 por sus contribuciones a la teoría sobre el crecimiento económico. Por su parte, según la mitología griega, el Monte Parnaso era la morada de Apolo y las musas. En la confluencia de ambos, cristaliza este canal de análisis y divulgación.

Debemos agradecer la decidida apuesta de ElDiario.es y de su edición en la Comunidad Valenciana como facilitadores de la generación de ideas y nuevos debates.

Sin el debido aplomo en el análisis, el futuro se antoja una proyección distópica. Hagamos que la disrupción sucumba ante el placer de la reflexión.

Este proyecto es posible por las aportaciones de sus diferentes autores y el apoyo de todos sus lectores.

Economía Colaborativa y Lujo en el Sector Turístico

ARTÍCULO PUBLICADO EN ElDiario.es

El sector turístico representa un importante peso dentro de la composición de nuestro PIB y está sufriendo profundas alteraciones a una gran velocidad. Laeconomía colaborativa, el p2p y la eclosión de los prosumers están modificando este ámbito.

Así pudimos constatarlo en el III Simposio Internacional de Innovación en Marketing Turístico – IMAT 2016, que tuvo lugar en el campus de Valencia de ESIC Business & Marketing School, desde el análisis del impacto de la economía colaborativa en el turismo y en el contexto de las nuevas reglas del mercado y los nuevos modelos de negocio.

De este modo, durante la tercera sesión de IMAT 2016 tuvimos la oportunidad de comprobar cómo la investigación académica debe hacer posible que la universidad conecte firmemente con la economía real.

A partir de un trabajo de investigación aplicada, tuvimos ocasión de presentar un Case Study basado en el desarrollo de una consultoría legal-estratégica llevada a cabo por nuestros respectivos despachos sobre una Start Up, cuyo modelo de negocio opera en el contexto de la  sharing economy a partir de una orientación exclusive and luxury.

La economía colaborativa ha sido impulsada hasta el momento por plataformas que fijaban un canon derivado de la celebración de contrataciones entre los particulares que las utilizaban.

Nuestro cliente había identificado un potente atractivo comercial en viviendas y emplazamientos de alto valor diferencial, referidos fundamentalmente a su exclusividad, las características implícitas y ubicación de los inmuebles, tales como refugios de alta montaña en los Alpes suizos, villas mediterráneas con acceso privado al mar o áticos ubicados en las arterias de las más destacadas ciudades de Europa, Asia y el continente americano.

Finalmente se optó por sustituir la posición contractual que pudiera constituir la función de organizadora, en tanto que la plataforma p2p representaba la oferta y soporte de la misma, así como beneficiaria de la celebración del contrato entre particulares. Y esta posición se alteró derivándola hacia vías alternativas de generación de ingresos a partir de servicios premium y de alto valor añadido.

Un tema central en torno al p2p pasa por articularla tributación de este tipo de nuevas actividades dentro del marco legal vigente. No debe entenderse economía colaborativa como sinónimo de economía sumergida. La economía colaborativa no puede representar un elemento de competencia desleal hacia los sectores tradicionales.

El consumo colaborativo es susceptible de ofrecer nuevas vías de generación de negocio a partir de ámbitos hasta el momento no explotados y que inciden en la creación de riqueza, especialmente, además de fortalecer el entorno regional sobre el que tiene lugar la actividad turística.

Además, el cumplimiento de las obligaciones legales y fiscales permite ofrecer productos socialmente responsables que pueden crear riqueza en el ámbito local en que radica la acción colaborativa, evitando de este modo la creación de externalidades y facilitando al mismo tiempo el desarrollo social y económico del territorio.La esencia inicial del consumo colaborativo debe ser armonizada e integrada dentro de la garantía de sana competencia y seguridad jurídica de las contrapartes.

En términos de industria turística, los actores tradicionales deben asistir a un impulso colaborativo sustentado en sus modelos de negocio, logrando potentes ventajas competitivas en el medio y largo plazo.

A lo largo de la ponencia de presentación del Case Study, incidimos sobre la importancia de redefinir los modelos de negocio con el fin de lograr retornos económicos que generen viabilidad financiera al mismo tiempo que se creanrobustas ventajas competitivasedificadas sobre la elusión de riesgos de carácter jurídico.

Con todo, queda mucho camino por recorrer. El regulador debe ofrecer solución inmediata a cuestiones tales como la liberalización de los mercados y la introducción de competencia en el sector, pues todo desafío viene acompañado de la posibilidad de aprovechar oportunidades que proporcionarán alto impacto estratégico para nuestro país.

Jesús P. López Pelaz (Director y fundador del Bufete Abogado Amigo)

Fernando Castelló (Director General de C.S. Consultores de Negocio)

 

Un futuro «peer-to-peer»

ARTÍCULO PUBLICADO EN LEVANTE-EMV

Decía Ludwig von Mises que la sociedad es una unión de personas con el principal propósito de cooperar. ¿Acaso no es la economía colaborativa lo que siempre hemos denominado un proceso de intercambio?

Imaginad que Pacquiao y Bradley se juegan el anillo esta noche. Tengo un bonito chaise longe en mi salón y me quedan un par de plazas libres. El canal de televisión de pago está preparado. Supongamos que quiero completar el sofá. Ofrezco cervezas frías y un buen ambiente durante el combate. En Google encuentro un market place que me pone en contacto con otros fans del boxeo, como vosotros. Podéis llamarlo economía colaborativa.

Descargo la App, me registro, hago una oferta y, tras unas horas, llegáis a mi casa. Un intercambio entre iguales, p2p (peer to peer). Otro día me invitaréis vosotros a navegar en vuestro bonito velero. Pero… ¿y si os cobro una módica cantidad por ver cómo Pacquiao gana a Bradley a los puntos? Además, está claro que también puedo brindaros un servicio premium. ¿Qué tal unas jugosas hamburguesas para acompañar todas esas cervezas?

En su reciente informe, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) habla de efectos procompetitivos derivados de la economía colaborativa. Es precisamente eso que le estoy haciendo al pub del centro de la ciudad al que vosotros no iréis. Ni vosotros ni cientos, miles, de espectadores. Ni a ese pub ni a tantos otros.

Debido a un marco legal rígido, a partir de ese proceso procompetitivo se desentraña un importante dilema del polizón: el pub tributa por IVA y beneficios en la AEAT y cotiza por sus trabajadores a la TGSS. Yo no.

Cuando este proceso se da repetidamente y de forma masiva nos encontramos ante un grave problema. Unos fagocitamos los recursos de otros.  Al alquilaros mi sofá estoy creando una externalidad. El legislador debería tenerlo claro. Quizá nuestros gritos molesten a mis resignados vecinos.

Algo más de un 11% de nuestro PIB se explica por el sector turístico, y ante las dificultades que existen para exportar nuestros excedentes de ladrillo post-burbuja la mejor solución pasa por alquilarlo, exportando sol.

En el sector turístico comienzan a asomar vibrantes posibilidades de negocio p2p. Pero a la innovación nunca le gusta la rigidez. Las distorsiones normativas hacen que los mercados se vuelvan rígidos y que ajusten tarde y mal. Se vuelven ineficientes.

Las regiones que legislen antes y mejor, liberalizando sus mercados, lograrán crear importantes ventajas competitivas internacionales. El aumento de la competencia da lugar a fuertes estímulos sobre la inversión y una mejora en la cantidad y calidad de los empleos generados.

En su Estrategia de Mercado Único Digital la Comisión Europea incide además sobre la necesidad de desarrollar un modelo regulatorio unificado que resulte plenamente eficiente.

El mercado de la UE se eleva a 500 millones de personas. En este contexto, cada país legisla con criterios y prioridades diferentes, y ello implica, según la Comisión, una reducción de 415.000 millones de euros del PIB comunitario.

En términos de Jeremy Rifkin, el procomún colaborativo es capaz de inundar el mercado con su propia oferta, pulsionando los precios a la baja. Técnicamente, el coste marginal se aproxima a cero. Puede que, al fin y al cabo, el capitalismo colapse por su propia consolidación.

El consumo colaborativo representa nuevas oportunidades de negocio en todos los sectores, no sólo en el turístico. Tendencia imparable. Optimización de recursos ociosos, más oferta, reducción de los costes de transacción e importantes alteraciones en las preferencias de los consumidores: una bomba de relojería. Una detonación p2p.

El marco jurídico debe resultar justo. Si la regulación es flexible y se atraen nuevos actores podremos asistir a una mejora de la competitividad internacional de nuestra industria turística.

Al respecto de todo ello se hablará en la tercera sesión del III Simposio Internacional de Innovación en Marketing Turístico – IMAT 2016 que tendrá lugar en ESIC Business & Marketing School, en su sede de Valencia, los días 30 de junio y 1 de julio.

Los figurantes silenciosos

TEXTO PUBLICADO EN ELDIARIO.ES

Debía de tener unos cuarenta años, quizá algo más. Su hijo no llegaría a cuatro. No corría, iba jugando alegremente. Ambos caminaban. La acera tenía una amplitud considerable; al menos, tres metros.

Puede que fuesen ya las ocho y media de la tarde porque andaba pensando en preparar la cena mientras le bañaba. Él entretanto, muy ilusionado, jugaba con el nuevo muñeco que acababan de comprar. Un perro muy simpático de su serie de dibujos animados favoritos. Confiados los dos. Había sido una tarde bastante agradable.

La acera por la que caminaban confluía con una pequeña calle peatonal. Justo al llegar al cruce, en la misma esquina, de repente, dio un fuerte respingo. Una bicicleta que circulaba a gran velocidad por poco les atropella. Afortunadamente caminaba apenas un paso por delante de su hijo y logró evitarlo. De casualidad.

Pasó muy cerca del edificio, casi rozando la persiana de un bajo comercial que hacía meses se anunciaba en alquiler sin mucho éxito. Sólo hubiera bastado un segundo más para que les embistiera. Eran dos personas las que llevaba esa bicicleta. La adolescente montaba aparatosamente encaramada al manillar de la bicicleta y el imberbe pedaleaba.

Todo ocurrió muy rápido, pero a la vez demasiado despacio. Imagino que comprendéis lo que quiero decir. Pero era real. Muy real. Tan real que con el exabrupto soltó todas las bolsas de la compra que portaba y gritó, protectora, a su hijo: «¡cuidado con con ese gamberro!»

El niño apenas se inmuto, abstraído como iba con su nuevo juguete; el grito sí sirvió, en cambio, para que detuviese el paso… y afortunadamente no prestó gran atención a todo lo que ocurrió a continuación.

El individuo que circulaba en la bicicleta había proseguido por la acera, a gran velocidad, esquivando viandantes. Justo en ese instante, al oír cómo ella gritaba, frenó la bicicleta en seco, se giró y comenzó a insultarla. Gritaba mal. No hablo de su potencia, no. Por alguna circunstancia, no conjugaba bien algunos tiempos verbales, pero desde luego sus gritos eran mejores que los de ella, mucho más profesionales.

Así, llamó la atención de los viandantes que tenía frente de sí, y de los que en afortunado eslalon había logrado sortear segundos antes. La agradable tarde de primavera se había vuelto fría. Poco amable. En apenas un instante. Escuchó estupefacta cómo el ciclista temerario la insultaba, retador, agitando los brazos con ganas de pelea, bajándose de la bicicleta. Su joven amiga funambulista se vio obligada a descender desde aquel elevado hábitat que ya dominaba. De no hacerlo, hubiese caído con la bicicleta, a plomo.

Los ciudadanos miraban impasibles. Eran como figurantes silenciosos. Se habían quedado bloqueados en su posición. Con el tronco ladeado, la cabeza girada. Todo ocurría como a cámara lenta. Curiosamente todos parecían ser incapaces moverse. Algún tipo de magnetismo les mantenía fijados al tablero. Tampoco hablaban.

De pronto, la agradable tarde primaveral se había convertido en un hipnótico capítulo escrito por Paul Auster. Lástima que nadie pudiese cerrar el libro. Ni despertar.

Adrenalina. Rabia. Impotencia. Violencia. En un instante, le pasaron varias ideas por la cabeza. Ninguna agradable, puede que sólo una buena. Entre tanto, el ciclista gritón se le acercaba. Los figurantes seguían a lo suyo. Nadie decía nada. 

Por suerte, en un destello, asumió que todas sus ideas aparecían recogidas, de un modo u otro, en el Código Penal, y al fin y al cabo no había llegado a ocurrir nada. Por suerte. En aquella acera. 

Trató de sobreponerse mientras el individuo se acercaba gritando, braceando y con el puño derecho cerrado.

En un calculado gesto de indiferencia miró al individuo con cierta lástima y achinando los ojos agitó repetidamente la cabeza, mostrando claramente su desazón. Y su desgana. 

Nadie increpó al malaje. Su violencia fluía libre, cobarde. Al poco, aturdido ante la indiferencia de su mirada, dejó de avanzar. Pero no depuso su actitud hasta que ella hubo reanudado la marcha, dándole la espalda. Sólo entonces cesaron los insultos. Nadie dijo nada.

A partir de ese momento, algunas noches, ya en la cama con su marido, al cerrar los ojos se proyectan en su mente retorcidas escenas propias de un metraje de Quentin Tarantino. 

Por suerte, la imaginación no surte efectos procesales. Al menos, por ahora. El futuro resulta para mí, también en esta cuestión, difícilmente predecible.

Lacónica, cogió la mano de su hijo. Siguió caminando con él. Quizá en última instancia llegó a influir el aplomo que vio en el ejemplo de sus padres pero lo que sí os puedo asegurar es que en ese momento recordó, a Marco Aurelio: si no los educas, padécelos.

Y fue entonces cuando llegaron al portal de su casa. Ya anochecía. Ella amarga. Su hijo sonriente, jugando con Chase en otra aventura de la Patrulla Canina. No sentía el dolor de la lucidez. Todavía.

Las listas negras de Schrödinger (*)

ARTÍCULO PUBLICADO EN ELDIARIO.ES

Aún no lo sabes. Pero ya has sido dado de alta. Asúmelo.

Ha sido alguien del departamento de Recursos Humanos, en tu empresa actual. Puede que fuera en algún anterior trabajo, al término de tu relación laboral.

La cuestión es que estás incluido en una lista negra. Lo saben todo sobre ti. Tú de momento sólo puedes intuir algo sobre ellos. Es una tenue sospecha. Una ligera inquietud en la boca del estómago. En ocasiones además notas un pequeño escalofrío a lo largo de la espalda que se une a esa desagradable sensación en la garganta. Sí, esa, esa. Un dolor amargo en la garganta, por un lado. Sólo te incomoda. No te impide hablar. Estás en guardia. Amordazado por el pánico.

Un miedo sordo. Gritos mudos. Ellos lo saben todo sobre ti.

La cosa probablemente sucederá de este modo: un día, en el futuro, acudirás a una entrevista de trabajo. Puede que en un momento dado percibas cierta ironía al formularte alguna de las preguntas. Y pensarás: ¡mira que estoy susceptible hoy!

Pero más tarde, ya en casa, caerás en la cuenta. Esas sonrisas socarronas entre los entrevistadores se te habrán quedado grabadas en la retina. Será en ese instante cuando recuerdes aquel despido disciplinario. Hace años. Acudiste al SMAC. Más tarde al Juzgado de lo Social. Al final te dieron la razón. ¿Pero cómo podrían saber ellos nada?

Alguien actualizó aquella maldita base de datos. Estás incluido. Aparece el motivo de tu despido. Eres una fila dentro de un registro. Asúmelo. Nunca dejarás de serlo. Saben lo que ellos dicen que hiciste. Aunque nunca lo hiciste. Pero es que aunque lo hubieses hecho, por qué debería importar. ¿Por qué deberían saberlo? No deberían saber nada. Es tu vida. Es tu información. Es personal. Pero lo saben. Por eso notaste cómo te miraban. Lo saben. ¿Y qué más saben? Empiezas a estar confuso. Y además muy furioso.

Tu antigua empresa te incluyó en una base de datos en internet. Era una intranet. De acceso restringido. Ahí añadieron un gato. En aquel momento estaba vivo. Un gato es como ellos llaman a todo lo relacionado con tu perfil profesional. Y ahora lo están compartiendo con otras empresas. Son sus subcontratas. O sus participadas. O simples asociadas. Qué más da. El caso es que dentro de la caja hay un gato. Y eres tú.

Lo hicieron ellos, a tus espaldas. La Agencia Española de Protección de Datos podría sancionar a esa empresa. Y a todas las que comparten tu información personal. Tú no lo has consentido. Utilizan a tu gato. Te utilizan a ti. Estás dentro de la caja. Asúmelo.

Tienes un problema. Grave. Estás sólo en esto. Tú y esa extraña sensación en la boca del estómago. Todos los gatos la tienen. Invariablemente. Siempre.

Todos los gatos que han sido incluidos en esa caja sienten un inapreciable hilo de dolor en la garganta antes de maullar. Tú también. Porque no puedes demostrar nada. Y es así. Asúmelo.

O quizá sólo sean tus imaginaciones. Es plausible que dentro de la caja el gato ya no esté vivo. O incluso es probable que no haya ningún gato. Puede que el gato no seas tú. Es posible que le ocurra a alguien como tú. O que este tipo de cosas sólo ocurran en otros universos paralelos.

Nunca lo sabrás. O sí.

Estás incluido en una lista negra. Y no lo estás. Ambas cosas. A la vez.

Abre la caja. Sólo así podrás estar seguro.

Pero ábrela…

¡¡Ya!!

(*) Artículo escrito con Santi Calvo, abogado y socio en Pedrós Abogados.

Listas negras en la nube (*)

ARTÍCULO PUBLICADO EN EXPANSIÓN

El compliance y el desarrollo de un código ético corporativo ofrecen a los órganos de gobierno herramientas que garantizan criterios de calidad, rigor y transparencia en el ámbito del cumplimiento normativo

Año 2010. Agencia Española de Protección de Datos (AEPD). Informe 0201/2010.

Consulta planteada: viabilidad jurídica de la creación de una base de datos. Soporte web. Almacenamiento de datos personales de los trabajadores. Con su consentimiento.

Aplicación: Recursos humanos. Selección de personal.

Objetivo último: Comprobación de datos de carácter personal de los candidatos a partir de ofertas de empleo lanzadas por diversas empresas que están asociadas con la promotora de la base de datos.

Marco normativo de aplicación: LOPD 15/1999, de 13 de diciembre, y RD 1720/2007.

Así las cosas, responde la AEPD que la comunicación de los datos de empleados en Internet, no puede ampararse en el consentimiento del trabajador, en el ámbito de la relación laboral. En síntesis, la base de datos para ese uso tan particular no puede quedar amparada por la legislación vigente. No es posible aportar datos de carácter personal de los trabajadores, aun mediando su consentimiento, con la finalidad de comprobar perfiles y otras indicaciones personales relacionadas con la capacitación y el desempeño.

Hablemos claro: Las listas negras existen. Dicen. Todo el mundo habla de ellas. Su existencia pocas veces ha podido ser probada. Pero… ¿existen en internet? Y lo que aún es peor… ¿se comercializan estos datos?

Al margen del pronunciamiento que ya hemos señalado por parte de la AEPD, una eventual acción de compartir los perfiles personales de trabajadores entre empresas pertenecientes a diferentes Estados miembros de la Unión Europea representaría ante una cesión internacional de datos. Atentos al régimen sancionador. No hablamos de calderilla.

Todo esto no tiene porqué haber ocurrido. O sí. Quién sabe.

Tenemos en mente corporaciones transnacionales, grandes grupos de empresas, ETTs, consultoras especializadas en recursos humanos o incluso head hunters. Empresas del sector de las comunicación y sus subcontratas, venta y distribución minorista, proveedores e interproveedores de éstas, industrias pesadas, del automóvil o de manufacturas y empresas auxiliares. La lista podría ser interminable.

El compliance y el desarrollo de un código ético corporativo ofrecen a los órganos de gobierno herramientas que garantizan criterios de calidad, rigor y transparencia en el ámbito del cumplimiento normativo. La ley debe ser interpretada. No eludida.

El trabajo de prevención debe estar en la base del diseño de las políticas de gestión. La responsabilidad del Consejo de Administración resulta decisiva.

Un código de buen gobierno, y los criterios de ética corporativa que de él dimanan, no tienen por objeto sino el aseguramiento de la corresponsabilidad corporativa con respecto a la sociedad, a través del cumplimiento de las leyes.

En nuestra práctica diaria encontramos compañías de tamaño medio y medio-grande que no eluden sus responsabilidades con intencionalidad o premeditación, sino que se dejan llevar por una inercia que las expone a importantes riesgos.

El coste latente de este tipo de actitudes debe ser evitado, desde su raíz, realizando un análisis y planificación a fondo de las obligaciones contractuales mercantiles, en materia laboral y de protección de datos que articulan, día a día, la estrategia corporativa.

Son cada vez más las empresas familiares que buscan el apoyo de despachos profesionales. Pues la planificación deviene, cada vez más, en una importante ventaja competitiva que, en términos de Michael Porter, resulta sostenible en el tiempo y defendible de manera eficaz frente a la competencia.

Recientemente, el 19 de noviembre de 2015, el Tribunal Supremo emite un comunicado mediante el cual informa que se ha condenado a una empresa por comunicar a otra las causas del despido de un trabajador, incluyéndose dicho trabajador en una lista negra. El empleado deberá ser indemnizado con 30.000 euros por daños morales. La sentencia es la 609/2015 de fecha 12 de noviembre de 2015 y puede ser consultada a través de la página web del Consejo General del Poder Judicial.

Desde el pronunciamiento de la AEPD hasta la sentencia del Tribunal Supremo han transcurrido cinco años. La sentencia considera probado que un trabajador fue despedido de una empresa, siendo incluido en una lista negra, y haciendo imposible la contratación por parte de otra empresa.

Se ha producido una vulneración de los derechos fundamentales al honor y a la protección de datos de carácter personal del trabajador despedido, dado que la cesión de datos fue ilícita porque no contó con el consentimiento del afectado y, además, dichos datos no eran veraces y afectaban negativamente a su reputación, puesto que existe una previa declaración de improcedencia del despido practicado.

La historia puede repetirse. Quizá en este momento ya esté ocurriendo.

Sólo aquellas empresas que apuesten por el futuro, con unas bases sólidas, desde la prevención y la planificación, podrán crecer en reputación corporativa y en rentabilidad económica.

(*) Artículo escrito con Santi Calvo, abogado y socio en Pedrós Abogados.

MasterChef dicta una MasterClass de Recursos Humanos

ARTÍCULO PUBLICADO EN VALENCIAPLAZA.COM

Las implicaciones de los arquetipos formales y de las habilidades de liderazgo van mucho más allá de la agilidad en la toma de decisiones. La extracción de conclusiones sobre alguien en base a un estereotipo, además de erróneo, puede representar una ofensa para la persona hacia la que se profiere dicho trato. Un estilo de liderazgo autoritario, a largo plazo, termina pasando factura.

El carismático maestro Wilhem Furtwängler, en su libro de conversaciones con el crítico alemán Walter Abendroth, incidía que no existen las malas orquestas sino los malos directores. Plató de televisión. Una pieza editada, no es directo. La secuencia de los hechos hace suponer que finalmente se desestimó la posibilidad de enmendar un comportamiento impropio, mediante una adenda formal de disculpa. 

El proceso de preparación de la receta fue desafortunado. Su resultado inadecuado. La reacción del jurado del programa completamente fuera de lugar. Aquí pueden ver la escena tal y como fue emitida en televisión. En el set de despedida se le termina por dar pomada al concursante. Ya es tarde.

Un líder no puede ridiculizar a sus colaboradores. Si lo hace, deja de ser líder y pasa a convertirse en otra cosa. León come gamba. Y la gamba se come al león. Las redes sociales se inundan, memes por doquier activan una espiral que pronto convierte el hashtag #LeonComeGamba en trending topicCuando el líder fracasa, un conjunto de costes intangibles se activan. La evidencia empírica así lo sustenta en el área de recursos humanos.

Una formación ética de los directivos resulta clave para mejorar la integridad de las organizaciones y, consecuentemente, su performance económico. La satisfacción y el orgullo de pertenencia a una organización, el absentismo laboral u otros indicadores del clima terminan por explicar desde los recursos humanos el comportamiento de magnitudes como las ventas, la reputación de marca o la cuota de mercado. En definitiva, la cuenta de resultados. 

Las nuevas formas de organización del trabajo basadas en la cooperación y desarrolladas sobre estructuras eminentemente planas precisan de la integridad del líder. Pensemos en liderazgo lateral. Hablemos de honestidad.

Un líder nunca debe ofender a un colaborador. Puede y debe reprenderle, pero a puerta cerrada. Haciéndolo de forma pública, las oportunidades perdidas y el efecto sobre la reputación resultan difícilmente reparables. La magia de la motivación surge desde el liderazgo informal. Y como decía Aristóteles respecto a la autoridad, cuando ésta se pierde ya no existe manera alguna de recuperarla.

En ocasiones olvidamos que las empresas existen porque al otro lado hay clientes dispuestos a comprar sus productos y servicios. Los programas de televisión existen porque tienen audiencia que justifica el retorno de la inversión de sus anunciantes. En tanto que los clientes pierdan su interés por estas empresas, supongamos que debido a comportamientos reprobables, las empresas que no manifiesten integridad ética están condenadas a ser barridas por su competencia.

Si hablamos de programas de televisión quizá la realidad no siempre sea así. Lamentablemente. Recordemos la ruborizante estela dejada por la pantalla amiga. La búsqueda imperiosa de un share mayor produce adefesios televisivos. Atrae a mórbidos telespectadores que, de forma gregaria, se muestran ansiosos por lograr descender a las profundidades sépticas de la televisión. Quizá del alma humana. A fin de cuentas, como dice el filósofo Gustavo Bueno, es posible que cada país tenga la televisión que merece.

¡Imprimid, imprimid, malditos!

ARTÍCULO PUBLICADO EN VALENCIAPLAZA.COM

Caída del precio del barril de crudo. El Brent por los suelos. Inquietud internacional. Amenaza de deflación. Y justo ahora que España se revelaba como el motor de Europa. ¡Qué mala suerte! Teorías conspiranoidesen el seno de la OPEP. Pactos secretos según los más magufos. En la realidad, una práctica de fijación de precios predatorios. Ah, no, perdón, que la OPEP no es un cártel y no se dedica a fijar los precios. Disculpen la ironía.

En diferente medida, y por motivos muy diversos, Arabia Saudí, Estados Unidos, China y Alemania entre los más beneficiados por el desplome del petróleo. Cualquier país energéticamente dependiente, como España, también. Rusia, Irán y Venezuela entre los más perjudicados a medio y largo plazo. La mayor parte de los países productores necesita que los precios se sitúen por encima de 80$-90$ el barril para lograr un equilibrio de sus balanzas fiscales.

En cuanto venzan los contratos de suministro de petróleo a largo plazo suscritos entre Ecuador y China, y de seguir en este escenario bajista, el país de Rafael Correa comenzará a tener serios problemas macroeconómicos.

En el punto de mira se sitúan también las energías renovables, el fraking, muchos yacimientos marinos y las futuras prospecciones petrolíferas. Entre tanto, China y Alemania disparan sus compras haciendo acopio de reservas a unos precios muy competitivos que nadie sabe con certeza cuánto tiempo pueden mantenerse.

No en vano, si fuésemos capaces de garantizar -con un alto grado de certeza conspirativa- un escenario futuro de precios del barril de Brent situado en la banda de los 40$-50$ durante más de uno o dos años, la mayor parte de los proyectos de inversión actualmente en estudio o en fase de ejecución deberían ser reconsiderados. El escenario bajista a largo plazo provoca que las proyecciones financieras consideradas como rentables en un contexto de precios de más de 100$ el barril ahora se vuelvan claramente inviables.

Y es entonces cuando, desde el BCE, Mario Draghi se lanza al rescate. La prima de riesgo española por debajo de los 100 puntos básicos. Porque, no lo olviden, somos el motor de Europa.

Los mercados descontaban que el presidente del Banco Central Europeo iba a lanzar una ofensiva monetaria consistente en medio billón de euros calentitos, recién impresos. Finalmente, su paquete de estímulos duplica esta cantidad.

El programa se articula como un plan de compras de activos de entre dos y 30 años, que asumirá 60.000 millones mensuales de euros de deuda pública y privada, durante al menos 19 meses, por un total de 1,14 billones de euros. A España le corresponden unos 150.000 millones de euros.

El esquema de riesgos parece seguir el Principio de Pareto, correspondiendo un 80% del riesgo para los diferentes Bancos Centrales y un 20% para el BCE. Una operatoria relativamente simple: crear nuevo dinero y canjearlo por los activos (deuda) que contienen en su balance las entidades financieras.

En la práctica, darle a CTRL + P y ponerse a imprimir billetes, muchos billetes, sin prisa pero sin pausa. Los euros circulan y la fiesta no para. Al fin y al cabo, como decía John. M. Keynes, a largo plazo todos estaremos muertos. Francia sigue mal de lo suyo. Italia sin hacer los deberes. Y Alemania…, ay, Alemania… Hoy no hablaremos de Alemania. Porque España es el motor de la UE.

Nuestra última EPA arroja unos datos de primer nivel. La euforia se palpa en el ambiente. También el miedo escénico, como decía Jorge Valdano. 2015 trae muchos comicios. Estén atentos porque vienen curvas.

No es casualidad que el anuncio oficial del Plan Draghi se produzca en vísperas de las elecciones griegas. Rescate encubierto. En este caso, para toda la Unión Europea. La maquinaria de marketing electoral está en marcha. De lo que ocurra el domingo 25 de enero dependerán muchas de las aristas que conforman esta poliédrica Europa.

El BCE lo intenta y lo logra. Cuadra el círculo, aunque con cierto retraso relativo respecto a la Reserva Federal de los Estados Unidos. Recordemos que la FED extendió su tercera expansión cuantitativa (QE3, Quantitative Easing) durante 37 meses comprando deuda para inyectar liquidez al sistema, lo que terminó provocando una revalorización del 50% en las cotizaciones de los principales índices bursátiles. Aviso a los navegantes europeos.

Siendo cortoplacistas, nuestras empresas notarán el aleteo de mariposas en el estómago. Los pedidos internacionales irán en aumento. Si además fluye el crédito, la demanda interna mejorará en nuestro país. Puede que España cree empleo neto de manera decidida a lo largo del año. Ya saben, ‘el dinero comienza a llegar desde todas partes’. Como bromeaba en un tuit el profesor Andrés García Reche‘Es tanto el dinero que está entrando en España que hay días en los que no puedo ni salir a la calle’.

En la contrapartida, siguiendo la idea de Warren Buffett, la FED y el BCE se configurarán como los mayores hedge funds del mundo, atesorando en sus balances la más importante concentración de activos del sistema financiero internacional. En términos popularizados por el entrañable Leopoldo Abadía, estos Bancos Centrales habrán logrado limpiar parte de la ‘porquería’(contable) que el sistema financiero tenía en sus balances al comienzo de la crisis y que… o no sabía que tenía o hacía ver que desconocía tener.

Paralelamente, y en alegoría con la conocida cinta de Sydney Pollack de 1969 basada en la novela homónima de Horace McCoy (They Shoot Horses, Don’t They?, 1935) que fue estrenada en España bajo el título de Danzad, danzad, malditos, las democracias occidentales ponen a prueba los límites de resistencia de sus Estados de Bienestar, y una minoría analiza el cumplimiento providencial del Teorema de Imposibilidad (Trilema de la Globalización) formulado por el profesor Dani Rodrik, según el cual, en el contexto actual, la democracia, la soberanía nacional de los Estados y la integración económica mundial son mutuamente incompatibles. Podemos combinar cualquier par, pero nunca lograremos que las tres se muestren, simultáneamente, en todo su esplendor.

Es posible que las pulsiones electorales -primero en Italia, luego en Grecia y ahora en España- nos conduzcan hacia una apuesta decidida por la soberanía nacional; quizá la soberanía esté perdiendo su batalla con la integración económica, pero la guerra se decidirá en la batalla final que ya ha comenzado a librarse en la frontera de la globalización y el Estado del Bienestar.

Aunque seguramente no todos llegarán hasta el fin del baile, gritemos hoy todos juntos: ¡Imprimid, imprimid, malditos!

Me sube el azúcar

ARTÍCULO PUBLICADO EN VALENCIAPLAZA.COM

 

Tuve una cuenta, hace años. Incluso reuní a más de mil amigos; a la mayoría nunca los llegué a conocer. Un buen día decidí darme de baja. Aquel entorno idílico se volvió entonces un laberinto kafkiano. Con mucho esfuerzo terminé por lograrlo. Y no me arrepiento porque Facebook me sube el azúcar.

 

Enfrentarse a las redes sociales hoy es como renunciar ayer al uso del e-mail. Aunque los teléfonos inteligentes comienzan a superar en inteligencia a muchos de sus dueños. Algunos vuelven al no-Smart-Phone. Un dispositivo que les permita hacer y recibir llamadas. Sólo.

 

Tras tener mi red profesional traspuesta al formato Linkedin, de un tiempo a esta parte comenzaron a solicitarme contacto personas aparentemente muy majas pero que no conocía y que se declaraban ilusionadas en encontrar nuevos proyectos; más tarde, éstos se combinaron con otros que anunciaban estar en búsqueda activa de empleo, y siguieron mezclándose con los profesionales del coaching que empezaron a aparecer hasta en mi sopa. Siguieron los headhunters, casi siempre de medio pelo, los Social Media Strategist delirantes y muchos profesionales del SEO que, como chamanes, ofrecían soluciones imposibles a problemas generales.

 

Hace meses incorporé una breve leyenda en mi perfil, precisamente en la sección que Linkedin establece como recomendaciones para contactar con este usuario. Deduje que lo lógico era o bien conocer previamente al contacto o, en caso contrario, que esta persona viniera avalada por algún contacto en común. Así lo indiqué. Hoy, me sube el azúcar. Llevo más de 300 solicitudes de contacto recibidas procedentes de personas a las que no tengo el placer de conocer. Y ninguna intermediación de contactos en común.Linkedin ofrece fantásticas posibilidades para prescribir contactos profesionales a terceros.

 

Hace unas semanas llevaba a cabo un trabajo académico en una biblioteca universitaria. Comprobé que los alumnos experimentan, por lo general, serios problemas para mantener niveles elevados de concentración durante períodos más o menos largos de tiempo.

 

Su atención es limitada. Los chavales se desactivaban cada pocos minutos, cuchicheando con el compañero; incluso, garabateando en una hoja, ajenos a sus apuntes. La mayoría, inmersos en un acto reflejo que les mantenía pegados al SmartPhone. La casuística no distinguía entre chicos y chicas. Incluso presencié en mesas próximas sendos selfies. Sí, lo han leído bien. Alumnos haciendo un selfie para desconectar del estudio, 3 minutos después de haber revisado el whatsapp o de haber comprobado los comentarios de cualquier red social.

 

He de confesar que esa tarde ellos fueron mi distracción. Pero debo agradecérsela porque pude aprender mucho. Como economista me ayuda a comprender mejor la sociedad que, entre todos, estamos construyendo.

 

Decía una amiga, profesora universitaria de estadística, que un buen día en clase debía ilustrar el concepto bayesiano de probabilidad. Y en un momento dado, al formular un caso práctico, propuso a sus alumnos: “imaginemos una serie de números naturales que van desde el uno hasta el cien, cuál es la probabilidad de que un número tomado al azar sea primo” y entonces uno de los alumnos, plenamente convencido de la lógica de su pregunta, planteó en voz alta: “sí, pero… ¿primo de quién?”. Sin lugar a dudas a mi amiga le subió el azúcar.

 

Les puedo garantizar que si un alumno me suelta algo así en clase, a mí también me sube el azúcar.

 

La frontera de innovación

ARTÍCULO PUBLICADO EN ELDIARIO.ES

Hace un par de semanas tuve ocasión de asistir invitado por el Valencian Global Growht Program al Congreso EmTech, la conferencia más importante del mundo sobre tecnologías emergentes que tenía lugar en el Palau de les Arts Reina Sofía.

La prestigiosa MIT Technology Review organizaba este evento anual en el que se dan cita los últimos avances en tecnología aplicada y los emprendedores españoles que están en la frontera de innovación.

El profesor Juan Moreno (Unidad de locomoción. Grupo de rehabilitación neural del Instituto Cajal del CSIC) presentó sistemas impactantes con alta aplicabilidad en los ámbitos de la medicina y robótica asistencial.

Los exoesqueletos robóticos facilitan una alternativa a las sillas de ruedas para personas con este tipo de discapacidad; un esqueleto mecánico hace posible que personas con lesiones medulares puedan caminar de forma asistida-mecánica y autónoma no-dependiente, a través del control ejercido desde su propio dispositivo móvil.

20141112_162745

La calidad de vida de todos los ciudadanos se sustenta, cada vez en mayor medida, sobre los avances tecnológicos que ofrece la ciencia.

Otros paneles interesantes presentados en EmTech versaron sobre las nuevas tendencias en los medios de pago (bitcoin) y su problemática actual; la impresión 3D y su aplicación al sector alimentario, los textiles electrónicos o las energías renovables.

El Congreso EmTech configura un lugar de encuentro para los emprendedores y las StartUp que pretenden incardinarse en la frontera de innovación internacional.

En España existe una elevada capacidad de innovación dirigida desde la iniciativa privada, pero en ocasiones el proceso de aceleración e internacionalización resulta clave para lograr modelos de negocio escalables.

En este sentido, el Valencian Global Growth Program que financian la Generalitat Valenciana y el IVACE ofrecen a las startup valencianas modelos probados de aceleración que incluyen seminarios, workshops, financiación, acceso a mercados internacionales y la posibilidad de efectuar un salto hacia el ecosistema emprendedor de Boston, desde la base de la experiencia del M.I.T. (Instituto Tecnológico de Massachusetts) y la Ruta 128, y con la formación de equipos y mentoring propios del programa EDP (Entrepreneurship Development Program).