Populismo para el populacho

Dos tazas, por favor… (y bien cargaditas, ¿sí?)

Recientemente, el Establishment Internacional (léase G20, incluida España, de rebote) ha seguido con su entrañable saga
Todos juntos contra las causas imposibles o Tomemos el pelo a los ciudadanos, que no se enteran de la película los pobrecitos“.

Hoy nos encontramos en las antípodas del espíritu renacentista, con el que un ciudadano ilustrado lo era en torno a materias diversas y contaba con un criterio formado de todas ellas.

Probablemente, con Émile Durkeim (1858-1917) comenzara en verdad la era de la manipulación de masas, ya que hizo posible que la idea de especialización germinase como directa derivada de la propia división del trabajo.

Más allá del Fordismo y el Just in Time, debemos agradecer a las “utilizaciones” que de Durkeim otros han hecho -pues él mismo señalaba los efectos perniciosos de la especialización-, que nuestra sociedad actual dificulte y coarte la adquisición y defensa de conocimiento diverso por parte de una misma persona.

No es necesario remontarnos hasta el Renacimiento para encontrar personas que abrazaron áreas de conocimiento multidisciplinares. Entre tantos otros, hoy destacaremos a los grandes matemáticos, filósofos y ajedrecistas Charles Sanders Pierce, Emanuel Lasker o Max Black.

En esta ocasión la maquinaria mediática se ha volcado contra los paraísos fiscales.

Sólo los iniciados en materia tributaria conocen la existencia y utilización efectiva de las sociedades no residentes en el diseño de estructuras fiscales eficientes. Al margen de los paraísos fiscales en un sentido estricto, las sociedades no residentes constituyen paraísos fiscales virtuales dentro de países con tributación alta o media de tipo convencional. Algunos ejemplos son Holanda, Luxemburgo o el propio Reino Unido.

Le petit français

Le petit français ataca de nuevo

Afectar de algún modo a la República de Ghana, Andorra, Mónaco o Suiza es tanto como hacer un brindis al sol, si bien  aún resta comprobar la efectividad última de estos alardes Zapateriles y  Sarkozyeros.

Al margen de los vehículos propios para la inversión como las SICAV, TRUSTs radicados en determinados estados de USA y las sociedades pantalla, las grandes fortunas en más de una ocasión tributan dentro de un país que cuenta con una tributación convencional -incluso con presión fiscal alta-,  pero desde un régimen verdaderamente ventajoso; este tipo de “recurso técnico” resulta de aplicabilidad siempre y cuando sus ingresos provengan de países diferentes a aquel en el que residen (de ahí la denominación de “no residentes”).

Buen ejemplo es Lakshmi Mittal, quien busca habitualmente las mejores oportunidades que la Globalización le brinda para lograr una tributación lo más baja posible, objetivo que en la actualidad logra a través de la figura “no residente”, al tributar en el Reino Unido y eludir -que no defraudar- miles de millones de dólares cada año.

El magnate hindú es conocido por su habilidad en la búsqueda de sinergias impositivas por todo el mundo y por el diseño de estructuras fiscales internacionales que son difíciles de acotar, como el recorrido del agua cuando intenta ser apresada por los dedos de una mano. Sencillamente, no es posible.

Extrañamente -perdonen la ironía-, en España ha tenido poca repercusión mediática el caso de la adquisicón y posteriores operaciones que Mittal ha desarrollado con Escalaborns, sociedad con sede en Las Palmas de Gran Canaria.

Nacido en una aldea cercana a Calcuta, Mittal se ha convertido en un verdadero magnate

Nacido en una aldea cercana a Calcuta, Mittal se ha convertido en un verdadero magnate

El multimillonario afincado en Londres, correctamente asesorado por Ernst&Young cambió los estatutos de la sociedad  española recientemente adquirida y la convirtió en una Entidad de Tenencia de Valores Extranjeros (ETVE), una figura promovida por el entonces Secretario de Estado de Hacienda, el entrañable Juan Costa, para la captación de inversión extranjera por medio de tasas de tributación verdaderamente irrisorias (¿no es eso lo que hace un paraíso fiscal de los de la lista negra…? Ufff, nos quedamos más tranquilos, España no figura…, de momento.

Ricardo Costa, un hombre al que definitivamente los trajes le sientan bien, sobre todo si son obsequio de empresarios-contratistas del PP y la Generalitat Valenciana

Juan Costa, de la saga Costa

Aparentemente, España no es un paraíso fiscal, pero en 1997 su regulación tributaria abría lo que Mittal y sus asesores identificaron como un pequeño agujero negro.

Sin necesidad de instalarse en un paraíso fiscal tradicional, Mittal dirigía su acción desde una oficina en Las Palmas, con el asentamiento de una sociedad holding extranjera en un régimen con presión fiscal casi inexistente y sin la necesidad de acompañar este asentamiento con inversiones industriales, según las disposiciones aplicables a las ETVE.

Paulatinamente, Mittal fue traspasando participaciones de Ispat International, N.V., su matriz holandesa más destacada -con inversiones en México, Irlanda y Reino Unido-,  hasta que la titularidad de Ispat International, N.V. fue de la sociedad canaria.

En las ETVE la venta de carteras extranjeras no tributan, y cuando Mittal decidió vender en Wall Street el 5% de Ispat International, N.V. por 154 millones de dólares, esta operación quedaba libre de impuestos.

Desde la arenga hasta la manipulación de las masas

Debido a la espiral de especialización en el conocimiento a la que nuestra sociedad somete a los individuos ya en los estadios iniciales del sistema formativo, constatamos que es bien sencillo alzar discursos descaradamente demagógicos, pues -ausentes de conocimientos apropiados- cuando nos hablan de salud pública sólo los profesionales de la medicina están capacitados para detectar el fraude y cuando lo hacen de mercados financieros sólo los economistas cuentan con la posibilidad de sacar los colores al político demagogo de turno.

¿Acaso la globalización era esto?

Sedación por vía educativa. Administrar cinco veces por semana, durante al menos 20 años.

En caso de recaídas,  suministrar por vía audiovisual hasta que el individuo redacte su propio epitafio o, en su defecto, hasta que acontezca el luctuoso deceso.

De un tiempo a esta parte, hablando de política internacional, despropósito y sátira vienen dándose peligrosamente la mano.

Ahora Sarkozy hace mérito de liderazgo con su acción preventiva contra los paraísos fiscales. En realidad, su hiperactividad está debidamente documentada en los manuales de psicopedagogía.

Cuando la acción política se vuelve deliberadamente idiotizante, deberíamos  ir al fútbol para seguir con la mirada un balón golpeado continuamente por 22 jóvenes, durante 90 minutos, mientras proferimos improperios irritantes contra un señor que corre desaforadamente a lo largo del campo, entre resuellos, vestido de una forma bastante ridícula para su edad.

.

 

castellopro@gmail.com

.

Share