Artículo publicado en LEVANTE-EMV

Hace unas semanas Iñaki Garay apuntaba en un twitt que, según le constaba, Indiana Jones había afirmado que el Códice Calixtino desaparecido de la Catedral de Santiago de Compostela contiene las claves para crear empleo. Y el periodista se preguntaba quién lo tendría en su poder…

¿Y si fuese cierto?

La ocurrencia de Iñaki Garay me ha hecho reflexionar. Y tras una concienzuda investigación periodística he redactado la siguiente crónica:

Madrid, 20 de septiembre de 2011.

Según el experto Manuel Moleiro, debido a la naturaleza única del manual, resulta sumamente complicada la tasación de un valor específico para el Códice Calixtino; aún así, en una eventual subasta su precio podría superar los 100  millones de euros.

Esta subasta no debería ser pública, puesto que el sistema de alertas internacional impediría la colocación del Códice de forma casi automática, tan pronto como se llevase a cabo la subasta. Así, en caso de celebrarse, ésta debería ser privada y secreta, según señaló el experto consultado.

No obstante, según hemos podido saber, el conjunto de conocimientos que atesora el Códice harían posible la transmisión, aun en ausencia del propio manual original.

El Códice Calixtino podría tratarse en realidad de una especie de Santo Grial creado en el siglo XII para lograr el pleno empleo. Portaría inscrito un conjunto de revelaciones, expresadas en latín medieval, que serían cruciales para la comprensión del trasvase de endeudamiento desde la economía privada hasta el sector público, resultando de gran utilidad para los analistas macroeconómicos, en la construcción de escenarios de crecimiento a medio y largo plazo.

Esta aspiración al control de la economía es ancestral, y se remonta a los primeros economistas de la historia, quienes trataron -sin éxito- de encontrar una suerte de alquimia que convirtiera el equilibrio entre recursos escasos y necesidades ilimitadas en un reparto justo y beneficioso.

Desde entonces, no han cesado de desencadenarse conflictos armados en el mundo, por lo que podemos intuir que esa alquimia, si era posible, no ha resultado satisfactoria, al menos hasta la fecha actual.

Ahora, este manuscrito iluminado de mediados del siglo XII podría representar la piedra filosofal necesaria para nuestro mundo contemporáneo. El Códice representaba una guía para los peregrinos que seguían el Camino de Santiago y, sin duda, de forma codificada devenía en una guía para la reconstrucción económica mundial.

Indiana Jones

«Quien tenga en su poder el Códice conocerá el secreto para la recuperación económica de España», indicó Indiana Jones en unas recientes declaraciones realizadas a la prensa este domingo, a la salida de un acto del Partido, cuando fue interrogado sobre el paradero del manual medieval.

Indiana zanjó la cuestión señalando que el medievalista de la Catedral podría saber algo más de lo que cuenta, puesto que eran pocas las personas que tenían acceso al documento.

Tras desviar la atención de los medios, testigos presenciales nos cuentan que Indiana se reunió con algunos de sus incondicionales para definir la estrategia a seguir durante los próximos meses.

A la salida, indicó algunas de las líneas generales que seguirá como candidato para las presidenciales. Atrás quedan otras alternativas, más folklóricas que reales. Desde luego, en el proceso de primarias  Indiana cuenta con el respaldo necesario.

Tras exponer las líneas maestras de su candidatura, ha sorprendido a la opinión pública haciendo mención expresa a algunas de las importantes fuentes de sabiduría macroeconómica que contiene el original.

Según los medievalistas de la Universidad de Santiago de Compostela consultados, sólo siete u ocho expertos en todo el mundo conocían esa información.

¿Ha sido un robo por encargo?

Según declaraciones obtenidas en el entorno de Indiana, detrás de esta desaparición se encuentran intereses económicos internacionales.

Sólo manos expertas podrían haber manejado ese tipo de documento único por su valor y antigüedad, por lo que se teme que el manual finalmente pudiera haber sido troceado con el fin de intentar extraer de nuestro país su valioso contenido sin levantar sospechas.

Fuentes de la investigación indicaron que el Códice incluso podría haber sido ocultado entre hojas viejas de periódicos para lograr eludir los controles policiales en la frontera española.

Pese al valor que posee como obra única, de confirmarse el importante conocimiento económico que encierran sus páginas, ese valor podría llegar a ser mucho mayor en el mercado negro, incluso con las hojas desgajadas.

Personas próximas al sumario hablan de una subasta secreta que podría tener lugar en Ginebra la semana próxima. Según estas mismas fuentes, países como Irlanda o Portugal ya habrían confirmado su asistencia.

Indiana ha negado taxativamente que España vaya a enviar a ningún representante a dicha subasta. Extraoficialmente, se da por supuesta nuestra personación en el proceso de compra. De igual modo, tras el desbloqueo de fondos realizado por las autoridades comunitarias, se confirma la personación de Grecia en la subasta; si bien su capacidad real de puja puede resultar testimonial.

Otras líneas de investigación

Pese al secreto sumarial declarado por el Juez, hemos podido saber que las diligencias previas siguen en paralelo la pista a todas aquellas personas que estuvieron en contacto con el Códice durante los últimos días.

«Quizá podamos encontrar a algún analista económico que lo viera de cerca», ha declarado el deán de la Catedral.

Si bien era muy difícil lograr un contacto físico con el Códice, puede que algún responsable de campaña electoral lograra burlar las medidas de seguridad. Los dos partidos mayoritarios de nuestro país se encuentran en este momento bajo sospecha, aunque ningun responsable ha sido citado a declarar aún por el juez.

Fuentes próximas a Indiana señalan que el candidato socialista ha declarado como objetivo prioritario seguir la pista de la persona que sustrajo el Códice o, en su defecto, hacerse con su contenido de forma privativa.

«La sustracción del Códice supone una pérdida irreparable, para el patrimonio de nuestro país y para el progreso económico de la civilización occidental», declaró Indiana.

Con todo, el papel de Indiana en todo este asunto puede resultar un tanto confuso, aunque ya hemos seguido su actividad en anteriores aventuras; y sabemos que le gusta luchar en solitario, en su propia saga, urdiendo tramas imposibles de las que siempre acaba saliendo airoso.

Indiana declaró hace unos días conocer el secreto para crear empleo; ello explicaría la inacción actual, proyectada en la búsqueda de un rédito político futuro.

Algunos de los adversarios políticos de Indiana han afeado su conducta, señalado su baja catadura moral, en caso de demostrarse los hechos.

Según informó el archivero de la Catedral, Indiana visitó en diversas ocasiones el archivo catedralicio, pero ha declarado una coartada para el momento del hurto que ya fue comprobada por las autoridades. Actualmente, Indiana ha sido descartado como sospechoso por la investigación judicial en marcha.

¿Y si Indiana tuviese el secreto del pleno empleo en su poder? Sin duda sería un bombazo informativo. No tanto porque atesorara esa gran verdad revelada, sino porque no la hubiese aplicado hasta ahora en su acción de gobierno.

Quizá hasta ahora no podía aplicar las medidas con garantías de éxito porque aún no contaba con la seguridad de tener ese secreto (medieval) en exclusiva. Y ahora que puede aplicarlas, como va a abandonar el Ejecutivo, tampoco le es posible hacerlo. En la próxima legislatura, tal vez; elecciones mediante.

Mientras, Indiana intenta abrirse paso entre obstáculos, el laberinto de la codicia parece más despejado, pues el abandono forzado de algunos de sus competidores internos le deja el camino libre.

Por su parte, miembros del Movimiento 15m consultados por esta redacción han declarado temer el rebufo populista que comienza a extenderse (desde el Congreso y hasta Sol). Especialmente, al tomar como propias algunas reivindicaciones de este movimiento. Los miembros del Movimiento, vigilan con recelo las evoluciones de Indiana.

Se prevé una pugna sin cuartel entre los dos principales partidos, donde todo va a valer. Partido Popular y Partido Socialista se juegan una gran baza.

La derrota es agridulce. La victoria será amarga.

Estas bien podrían ser algunas reflexiones extraídas del continuo discurrir de los contendientes mayoritarios en las elecciones generales.

El adelanto electoral ondea a media asta, pues ninguno de los dos grandes partidos se atreve a postular con claridad la conveniencia del mismo.

Algunos ciudadanos declararon incluso lograr comprender los motivos (electoralistas) de Indiana para guardarse el secreto del Códice Calixtino para sí mismo y los suyos.

Pero una gran mayoría de los ciudadanos encuestados señaló sentirse confusa ante un líder político que tan pronto se presenta como un reputado profesor, adalid de la moderación y el buen entendimiento, como tan pronto toma su látigo, mochila y sombrero, dispuesto a protagonizar otra gran aventura en el discurso de la demagogia.

ARTÍCULO PUBLICADO EN LEVANTE-EMV.COM

.

.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

El plan de rescate para ayuntamientos

Rosebud

Indiana Jones y las últimas primarias

¿Por qué algunos políticos sólo pueden “trabajar” en política?

Ya están aquí…

¿ZP, Elena Salgado y la Magia existen?

21 gramos

Share