Según la leyenda popular, en cierta ocasión, y ante una importante niebla que cubría el Canal de la Mancha, un importante rotativo británico titulaba a cuatro columnas: