ARTÍCULO PUBLICADO EN LEVANTE-EMV

No existe mayor peligro que un inversor poniendo sus ahorros en una empresa cuyo modelo de negocio no logra llegar a comprender. 

Cuando alguien compra acciones sin contar con un criterio propio, por imitación de otros, es muy probable que termine perdiendo todo su dinero.