TEXTO PUBLICADO EN ELDIARIO.ES

Debía de tener unos cuarenta años, quizá algo más. Su hijo no llegaría a cuatro. No corría, iba jugando alegremente. Ambos caminaban. La acera tenía una amplitud considerable; al menos, tres metros.